7 Hábitos del conductor que acaban con el auto

  1. Apoyar la mano en la palanca de cambios

Muchas personas tienen la costumbre de poner la mano en la palanca de cambios, como si fuera un descansa-brazos. No vale la pena hacerlo, al menos porque hay que sostener el volante con las dos manos. Debido a esta pequeña pero constante carga, en la caja de cambios los engranajes rozan los sincronizadores, lo que afecta al cambio de velocidades.

  1. Echar gasolina sólo cuando el tanque está casi vacío

Cuando el auto está sin uso, en el depósito de combustible se acumulan impurezas mecánicas y aparece un poso en el fondo. Esta suciedad llega a la bomba de combustible, causando daños a la misma y a los filtros. En invierno es necesario dejar al menos medio tanque de combustible para evitar la formación de grandes cantidades de condensado. El agua en el tanque en invierno puede causar su deformación y originar otros problemas.

  1. Frenar con frecuencia

Mantener la distancia y conducir acorde a la velocidad del resto de vehículos es lo que se enseña en las autoescuelas. Pero si frenas con frecuencia y sin necesidad, prepárate para la sustitución periódica de las pastillas de freno y los discos. Para evitar una situación desagradable en la carretera, se deben reemplazar a tiempo los tubos de freno y controlar el nivel de líquido en los frenos.

  1. No prestar atención a los ruidos extraños

Un leve chirrido o ruidos inusuales pueden ser una señal de algún tipo de mal funcionamiento. Muchas personas ignoran estas señales y, como resultado, al auto acaba pasándole algo desagradable en el momento más inoportuno. Si el auto hace ruidos inusuales, es necesario hacer un diagnóstico para resolver el problema.

  1. No utilizar el freno de mano

Si dejas un auto con caja de cambios automática en una cuesta, toda la carga recae sobre el engranaje del eje de salida de la caja de cambios. Para estacionar con éxito en una pendiente, mantén presionado el pedal del freno, mueve la palanca al modo de aparcamiento, sube el freno de mano y, sólo después, suelta lentamente el pedal del freno.

  1. Conseguir altas revoluciones con el motor frío

La mayoría de los motores modernos no necesitan calentarse. Pero vale la pena recordar que hasta que la aguja no llegue a la temperatura de funcionamiento, no se debe poner el motor a más de 2 mil revoluciones. En temperaturas bajo cero se puede esperar 1-2 minutos después de haber arrancado el auto y luego empezar a moverse.

  1. Mantener pisado el freno cuesta abajo

Muchos mantienen el pie en el pedal de freno durante un descenso para estar preparado y frenar en cualquier momento. Esto provoca un sobrecalentamiento en el sistema de frenado y desgasta las pastillas y discos de freno. En vez de esto, hay que cambiar a una marcha más baja para conseguir el freno de motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *